Libros

 

Algo de mí
     Wifredo García

Introducción

Este libro es una historia.
Una pequeña historia, una historia sencilla: la mía.
Se escribió a lo largo de una crisis moral y espiritual por la que atravesé. fue un desarrollo progresivo, desde la oscuridad a la luz, de la nada al Ser. Como toda historia, contiene un principio y un final. Los versos fueron escritos en el mismo orden en que ahora se publican, de manera que es ésta una especie de crónica de aquella crisis.

En aquel período de mi vida yo no podía hacer mucho más que orar y sufrir, así que los poemas son también muy simples; algunos son oraciones, otros son meditaciones en voz alta, aún otros no son más que fantasías de la mente. Todos, sin embargo, están íntimamente relacionados con lo que estaba sucediendo dentro de mí.

En cuanto a las fotografías... Bien, cuando alcancé la calma dejé de escribir. También comencé a fotografiar como un medio de expresión interior, como otra forma de poesía. Cuando primero pensé en publicar estos poemas, después de un largo tiempo que sirvió para cicatrizar las heridas, tuve la idea de acompañarlos de algunas de mis fotografías. Encontré que muchas de estas imágenes contenían los mismos sentimientos matrices que latían en los versos. Eran, en cierta forma, la culminación de la crisis, su resolución. Fotografías y poemas van apareados con la intención de completarse mutuamente y ofrecer una imagen literaria más acabada. Este es el resultado. no estoy seguro que te guste pero, como ves, se trata de algo de mí.

 

País de Sol y Sonrisas, República Dominicana
     Wifredo García y Wolfgang Scheidig

Introducción

Este libro está dedicado a todas aquellas personas que por falta de tiempo, por desconocimiento del idioma nativo no han tenido la oportunidad, en su estadía en la República Dominicana, de visitar y disfrutar de los campos y los poblados de nuestro país. En este volumen queremos ofrecerles la vivencia de este pueblo circunscrito en una isla del Caribe. Porque un libro es siempre algo fácil de llevar consigo, puede proporcionar muchos momentos interesantes una vez de regreso al hogar, recreando las experiencias del viaje o supliendo sus ausencias.

Desde un punto de vista geográfico, la República Dominicana tiene una extensión de 48,280 kilómetros cuadrados, ocupando la mayor parte de la isla conocida como La Española, Hispaniola o Isla de Santo Domingo. Se trata de la segunda de las Antillas Mayores, descubierta por Cristóbal Colón en 1492, durante su primer viaje. El idioma oficial es el español, enriquecido por un abundante vocabulario taíno, y sus habitantes profesan mayormente la religión Católica u otras denominaciones cristianas.

Para fines de facilitar su comprensión, hemos dividido el territorio dominicano en ocho regiones que, por sus costumbres y paisajes, son claramente identificables: Santo Domingo (la ciudad), el Sur, el Este, Samaná, la Costa Norte, el Cibao, el Noroeste y la Cordillera Central. Al final del volumen se encuenra un mapa esquemático ilustrativo de dichas regiones. Esta división es puramente personal y arbitraria, su misión principal es hacer más comprensibles las fotografías.

El nuestro es un país de grandes contrastes, sociales, culturales, morales, tanto como en los climas, paisajes y viviendas. Sus zonas van desde un árido desierto hasta los pegajosos bosques húmedos. Cuenta con 1,575 kilómetros de costas marítimas con grandes extensiones de playas y, sin emabrgo, sus montañas tienen las mayores alturas del Caribe. Sus habitantes presentan una mezcla del español, tanto de la conquista como de posteriores migraciones, con el africano traído a América a partir del siglo XVI, y sus costumbres y forma tradicional de vida reflejan este mestizaje. Sin duda sus virtudes más destacables son su contagiosa alegría y esa exquisita hospitalidad, difíciles de encontrar en otro pueblo.

 

De tierra morena vengo: Imágenes del hombre dominicano y su cultura
     Wifredo García (fotografías), Manuel Rueda (música, literatura popular, folklore y arte), Ramón Francisco (creencias mágicas, las fiestas y las costumbres dominicanas) y Ramón Oviedo (dibujos)

La aventura de un libro

Este libro tiene su historia. Como toda aventura. Con sus desvelos y obsesiones, peripecias y batallas. Solicitud de un tema, voluntad de esclarecer, con imágenes y letras, la cultura popular dominicana.

Muy pronto vislumbramos que se trataba de una empresa tan audaz como prometedora. Si a la manera de las antiguas aventuras no se nos convocaba para deshacer entuertos ni descubrir tesoros, armados con la pasión y el amor hacia lo dominicano debíamos salir a los caminos a descubrir y apresar las múltiples formas en que el hombre de esta tierra crea y recrea su cultura cotidiana.

Una cultura que se expresa también en las casas de airosos techos de cana, en las de patios sombreados y paredes de colores donde la mecedora y la hamaca invitan al solaz; en bandejas de madera donde la carne crujiente y el plátano suave y el arroz perlino y la habichuela condimentada nos dicen de un gusto, de una creatividad culinaria que alcanza su mejor esxpresión en aterciopelados dulces y exquisitos pasteles.

Cultura del llano y la montaña, del campo y la ciudad.

Cultura del arado, del convite, de la décima, de las fiestas paroxísticas a la vez que del requiebro y el amor.

Cultura de austeros santos de palo y coquetas vírgenes vestidas con tules y encajes. Patrimonio cultural que también encontramos en máscaras y trajes de carnaval, en los altares domésticos y en las liturgias de un sincretismo que rompe los límites entre la razón y lo imaginario.

El reto de este libro es redescubrir la fuerza y la belleza de esos modos de expresión. Ver los objetos y las fiestas populares no sólo en su sentido estético, sino también en el entrañable valor que les asigna la vida y sus necesidades. Decantar creencias, actitudes y conceptos que sobreviven, ya sea funcionales o simbólicos en el presente...

Soledad Alvarez

 

“La Catedral del bosque”, Un itinerario al Pico Duarte, 1980.

“Fotografía, un arte para nuestro siglo”, texto universitario, 1982.

“Mi testamento de plata”, obra póstuma, 1990.

© Copyright 2011 familia García Marcial • Todos los derechos reservados.

Web desarrollada por Elisa Dall'Omo.